dissabte, 16 de juny de 2007

Galicia Caníbal*

Portonovo, Ría de Arousa, GaliciaEn breve vamos a iniciar un corto viaje a Galicia, unas mini vacaciones para afrontar el verano con más fuerzas y mejor buen humor.

Intentaremos profundizar en el conocimiento de los vinos gallegos; albariños, godellos, ribeiros, valdeorras, rias baixas, etc., a la vez que intentaremos seguir las recomendaciones gastronómicas que nos hizo el gastro-blogger más prolífico de Galiza. Gourmet de Provincias en su blog, respodiéndome a un comentario que le deje en un artículo que dedicó a las "calçotades", me dio estas recomendaciones de dónde ir a comer por la zona de Portonovo (Pontevedra).

En cuanto a recomendaciones por la zona de Portonovo, en el vecino Sanxenxo tienes dos sitios muy interesantes, La Taberna de Rotilio, con una estrella Michelín y Pepe Vieira, de cocina más creativa y uno de los más interesantes de Galicia, con una estupenda relación calidad/precio.

En Poio, a menos de media hora, Casa Solla, probablemente el mejor restaurante de Galicia. Vale la pena acercarse.

Hacia el otro lado, en O Grove, La Posada del Mar, restaurante tradicional de pescado y marisco. Y algo más allá, en Cambados, Yayo Daporta, otro restaurante de cocina contemporánea, y Pandemonium, del que me han hablado bien.

Si amplias un poquito más el radio, en Carril puedes tomar el mejor marisco en Loliña, Casa Bóveda o Galloufa (para mi en ese orden). Hacia el otro lado, en Pontevedra, la opción más contemporánea sería O Eirado da Leña y la más clásica Doña Antonia. Y a diez minutos, en Marín, Allo e Aceite.

Ya veis que, gastronómicamente hablando, no vais a estar nada mal situados.


*El título del artículo, también lo es de una de las canciones más conocidas de Os Resentidos. Vamos a invocar al sol de caralho con esta versión, algo pachanguera, de Anton Reixa.

dimarts, 12 de juny de 2007

VI Encuentro de foreros Verema.com


Durante los días 8 y 9 de junio se celebró la sexta edición del "encuentro de foreros Verema.com", con la población de Roses como epicentro y con la bodega Castillo de Peralada como principal atracción (Empordà, Girona).
Esta Sexta edición, supuso nuestro debut en este tipo de eventos.

Cena de sobaquillo

Las actividades empezaron el viernes por la noche con la cena de sobaquillo en la que cada participante trae alguna botella (blancos, tintos, cavas, champagnes, generosos, etc.) para compartir con los demás foreros.
Por nuestra mesa pasaron más de una docena de vinos diferentes. Empezamos con un champagne y algunos blancos, entre ellos uno del Priorat. Seguimos con un sirah de Sur África. De Francia, un pinot noir de Borgoña y un cabernet de Burdeos. De Italia un vino nobile de Montepulciano y un gewürztraminer del Alto Adige. Un vino suizo (sí, de Suiza) elaborado con una variedad de la que se cultivan poquísimas hectáreas en el mundo. Una novedad del Bierzo, el Cabildo. Un Rioja del 69. Un cava de Collet. Un tokaji de cinco putoños (Hungría). Un repertorio de moscatells y etcétera, etcétera, etcétera!

¡Más que una cena de sabaquillo, eso fue una bacanal de vinos!

Finca Garbet

El sábado por la mañana cogimos un autobús que la organización había alquilado y nos fuimos camino de la Finca Garbet. Una vez allí, y bajo un sol de justicia, el enólogo de Castillo de Perelada, Delfí Sanahuja, nos explicó con todo lujo de detalles la forma de cultivar la viña en Finca Grabet, donde aplican la viticultura de precisión, que se basa sobretodo en la información que recogen con una moderna estación meteorológica. Esta estación mide parámetros como la temperatura, humedad, velocidad y dirección del viento, humedad del terreno a varios niveles de profundidad, humedad de las hojas de las parras, etc. Estos datos son recogidos en diversas zonas de la plantación y son enviados vía módem a un centro de control. Con toda la información disponible, se decide si es necesario regar, en qué cantidades y en qué zonas del viñedo. Una pasada. Otra de las buenas costumbres que se llevan a cavo en la finca Grabet, es la de cuidar mucho la cantidad y la calidad de la uva, y la forma de los racimos, con el objetivo final de obtener un producto de máxima calidad.

Tecnología a parte, la Finca Garbet presenta unas condiciones geoclimáticas excepcionales. Un suelo de pizarra, como en el Priorat, pobre en materia orgánica y con buen drenaje. Una insolación altísima, ya que la finca está ubicada enfrente del mar y a los rayos directos del sol, hay que sumarle los reflejados por el agua. El mar también le aporta humedad; al amanecer las hojas de las cepas están mojadas, a la vez que actúa de termorregulador; cuando en el interior se pueden alcanzar los cuarenta grados, en Finca Garbet la temperatura oscila alrededor de los treinta, esto favorece que la maduración del fruto sea lenta y progresiva. Por su parte, la tramontana, el viento del norte que sopla con fuerza en el Empordà, se encarga de evitar problemas de podredura que podrían causar determinados hongos incompatibles con este viento.

Delfí Sanahuja, insistió mucho en que el verdadero trabajo para producir un vino de calidad está en el viñedo. El objetivo es obtener un fruto perfecto, que luego requiera una mínima intervención en bodega.

Cata de Castillo de Peralada

Después de visitar la Finca Gravet, el autobús nos condujo a Perelada, concretamente al Castillo, allí tuvimos la ocasión de probar 5 de los vinos que produce la bodega. Las cinco primicias, ya que aun no se encuentran en el mercado, fueron:

1. La Garriga 2005 (100% Samsó = carinyena) (grado 14,2%vol.)
El vino lleva dos meses y medio en botella y ha permanecido otros doce en barrica de roble americano. Las cepas de la Garriga se plantaron entre los años 40 y 60, están plantadas en vaso y dan muy poca producción.
En teoría era el vino más modesto de la cata, pero en la práctica fue uno de los que más convenció al grupo. Del Garriga 2005 destacamos su frescor y unos taninos dulces ya bastante pulidos. Sin embargo en nariz, se percibe que aun le quedan unos meses ya que, al igual que nos pasaría con el Finca Malaveïna, aparecen aromas a cerrado (armario, desván). Un vino que, sin duda, volveremos a degustar cuando salga al mercado a finales de año. Estaremos atentos ya que el 2004 ya está agotado en la mayoría de comercios. La del 2005 será la segunda añada. Precio: 15€ (PVP)

2. Finca Malaveïna 2005 (50% Merlot, 20% Cabernet Sauvignon, 20% Syrah, 10% Garnatxa)
Finca Malaveïna se plantó en el 96 sobre suelo arcilloso (retiene muy bien la humedad).
El Malaveïna se ha sometido a una crianza de 13 meses en roble francés y lleva tan sólo dos en botella. En nariz destacan unas notas medicamentosas que identifican como proteinas. Al cabo de un rato, los mismo aromas a cerrado que su predecesor.
El Malaveïna es un vino que ha tenido muy buena progresión desde que apareció en el mercado hace pocos años. Desde entonces no ha parado de subir de precio. Ahora cuesta unos 18€ (PVP)

3. Gran Claustro Tinto 2003 (Cabernet Sauvignon, Merlot, Garnatxa, Carinyena. Grado 14,5%vol)
El gran Claustro es el buque insignia de la bodega Castillo de Peralada. La primera añada fue la del 93. El gran Clautro viene de pasar 15 meses en barrica y dos en botella, es por esto que resultó ser el más redondo de totos y el único 2003, una añada complicada. Es un vino de los que se adjetivan como serios y elegantes. Equilibrado, pero que no destaca especialmente dentro del sector en el que se mueve, los 32€ por botella.

4. Ex Ex 6 2004 (100% Syrah)
Ex Ex significa Experiencia Excepcional. Es de hecho un experimento que nace en la finca Garbet como consecuencia de un programa de I+D+i de la bodega. Se trata de unos experimentos que realizan con diferentes cepas, copages, variedades, etc., que si salen bien se comercializan. De hecho en bodega ya se andan por el Ex Ex 20, pero en el mercado sólo han llegado cinco hasta el momento. Un producto original y exclusivo que nos gustaría repetir. Precio: 50€ (PVP)

5. Finca Garbet 2004 (60% Cabernet Sauvignon, 40% Syrah. 14,6%vol)
Finca Garbet es el vino que se obtiene de la selección de la selección. Es decir, primero se seleccionan las mejores uvas, sólo de las mejores añadas (el 2002 so salió al mercado) y luego, únicamente las mejores barricas irán a parar al Finca Garbet. Al final las 3600 botellas del Finca Garbet salen al mercado por nada más y nada menos que 100€. Como dicen por ahí, tendremos que pedir un crédito!

Comida en "l’Obra Social"

De la comida, poco que destacar (a parte de la compañía), el resto mejor olvidar, sobre todo para aquéllos que vinieron de más lejos. De la bebida que acompañó la comida se podría hablar más extensamente, destacaremos el cava, un más que interesante Gran Claustro 2004.
Luego, la entrega de premios de Verema.com
Los únicos galardonados que recogieron el premio fueron los Estintobasico, grandes catadores de vino y grandes personas.

Links relacionados:
VI encuentro de foreros visto por Estintobasico.com
VI encuentro de foreros visto por Verema.com
Álbum de fotos del VI Encuentro de foreros Verema.com (ampliar)

dijous, 7 de juny de 2007

Ferreri Nero D'Avola 2004, vino rosso di Sicilia

Ferreri Nero D'Avola 2004, ITG SiciliaLunes 4 de junio
Como colofón a esta mini-maratón de vinos del puente del Pentecostés, abrimos uno de los vinos italianos que, pese a la ley que impide subir líquidos a los aviones, conseguimos traernos de Roma.
El vino en cuestión es un Nero d'Avola, variedad autóctona de Sicilia, que compramos en la enoteca 'Gusto de Roma el pasado mes de marzo. Así que el vino del Lunes de Pentecostés fue el Ferreri Nero d'Avola 2004 (Sicilia Indicazione Geografica Tipica).

Nota de cata

Los vinos Sicilianos, como este Ferreri, muestran un marcado carácter mediterraneo que ya se deja ver en la fase visual con un color que es directamente negro (nero en italiano), tal y como llamamos al vino tinto en catalán (vi negre, vino negro) o como se denominan otras variedades mediterráneas tales como el "manto negro" de Mallorca. Este carácter mediterráneo también nos da en este caso una capa alta, mientras que la juventud nos muestra un ribete casi azulado.
En un primer momento en nariz aparecen unos sulfitos que volatizan rápidamente, tan rápido que casi no cabía mencionarlos. Luego, desaparecido este fallo, afloran los aromas a fruta madura; moras, higos, ciruelas y unas notas a vainilla golosas y dulces.
En boca, quizás peque de una acidez algo baja (con lo cual recomendamos servilo a unos 15-16ºC y no guardarlo demasiado tiempo). El paso es redondo (tuvo una corta estancia en barrica), los taninos finos y aterciopelados no raspan ni secan el paladar a pesar que seguramente tiene más de 14%Vol. Finalmente, deja un recuerdo largo, con un postgusto a pan de higos anisado.

¡Voy a maldecir eternamente la ley que impide subir vino como equipaje de mano!

Bodega: Ferreri & Bianco (www.ferrerivini.it).
Origen: IGT Sicilia (Italia).
Vino y añada: Nero d'Avola 2004.
Variedad: Nero d'Avola.
Crianza: Corta estancia en barricas de roble.
Grado: 14%Vol.
Precio aprox. en Roma: 12€.
Excelente RCP!!!!

Como ya hemos dicho anteriormente en este blog, vamos a intentar seguir de cerca lo que se acontezca en Sicilia vinícolamente hablando.

Agusti Torello Mata Gran Reserva 2003, un Cava expresivo

Domingo 3 de junio
Si el objetivo de los dos días previos era el de vaciar un poco la bodega, el de este domingo, consiste en vaciar el congelador.
Ha sido una mañana de domingo muy ajetreada, con una extensa y dilatada visita al Museo Marítimo de Barcelona (muy recomendable) que se ha prolongado incluso después de la comida con una exposición dedicada a los inventos de Leonardo Da Vinci.

Como os decía, para este domingo previo al Pentecostés hemos sacado un plato un tanto festivo del congelador, un pavo relleno de frutos secos que mi madre preparó en cantidades indústriales para el día de Navidad. De modo que, para acompañar un menú tan festivo, decidimos abrir una botella del Cava Brut Nature Gran Reserva 2003 de Agustí Torelló Mata.

Ya hemos hablado de este cava en nuestro blog, concretamente en el post que dedicamos al Milvinos de Valladolid, pero no nos vamos a repetir ya que si en Valladolid probamos el 2002, en esta ocasión se trata del 2003.

El Gran Reserva 2002 desprendía unas notas verdes, claramente dominadas por la manzana ácida, que en el 2003 no han predominado en absoluto. Sin duda esto se debe a la gran diferencia de clima entre el verano del 2002; poco caluroso y húmedo, respecto al 2003; largo, caluroso y seco.
En consecuencia, el Brut Nature Gran Reserva 2003 es un cava no tan fresco en nariz como su predecesor, pero que en boca ha ganado en cuerpo y estructura y en esas notas lácticas a pastelería que caracterizan las mejores añadas.

Viva il vino spumeggiante!*

*Cavalleria Rusticana (Caballerosidad Pueblerina), Pietro Mascagni.

Vallemayor Reserva 1998, un Rioja con tipicidad

Sábado 2 de junio
Cada vez aprecio y me gustan más los vinos clásicos de La Rioja… (creo que será mejor que aclare esta sentencia desde el principio). No me refiero a los vinos "viejos" y "esqueléticos" que durante tantos años se han asociado a la Rioja, estoy hablando de aquellos gracianos, mazuelos y tempranillos que exhiben un buen cuerpo combinando los aromas varietales, con los tostados (cafés, tabaco…) y las reducciones en una evolución que, cuanto más prolongada es, más interesante se deviene.

Ya percibí esta tendencia en mi gusto personal durante una presentación de vinos riojanos (¿de bodegas familiares?) que tuvo lugar en el restaurante El Principal del Grupo Tragaluz hará algo más de un año.
Esa tarde/noche (¿noviembre del 2006?) tuve la ocasión de degustar magníficos vinos y de hablar con sus bodegueros y/o enólogos. De entre todas las bodegas, recuerdo a dos especialmente. Por un lado las Bodegas Torres Librada y su enóloga, de nombre Alicia, que me obsequió con un increíble Torrescudo Graciano (desde entonces lo he buscado por Barcelona sin éxito, creo que tendré que ir hasta Alfaro).
Con ella estuve hablando de los nuevos Riojas, de las modas y los vinos de autor, de las variedades autóctonas y métodos de vinificación. Cabe decir, para que nadie se lleve una imagen equivocada de los vinos de Torres Librada, que éstos no siguen el patrón de lo que Mauricio Wiesenthal llamaría "vinos magros" en su libro "Los nuevos tintos españoles" (Ed. Salvat).
Pero las dos convenimos en que actualmente existe una tendencia que consiste en homogeneizar los vinos, en que cada vez se diluyan más las diferencias entre las distintas denominaciones o regiones vinícolas -ya sean españolas o extranjeras-, y que en la mayoría de casos se fundamenta en una sobremaduración, en una sobremaceración y en un exceso de madera que nunca se acompaña (por que no se puede o no se quiere) de su correspondiente limado en botella. A todo esto hay que añadirle la pérdida de identidad y de personalidad y en consecuencia de autenticidad que conlleva el hecho de querer seguir a toda costa unos determinados cánones en los cuales unos por su clima, otros por el suelo o por las variedades autóctonas no pueden encajar sin renunciar a parte de lo que son.

En fin, con los vinos sucede, como con tantas otras cosas en la vida, que para alabar a unos hay que desmerecer a otros.

La otra bodega que quedó impregnada en mi memoria, fue la del vino protagonista de este post el Vallemayor Reserva 1998 de Bodegas Vallemayor, que cautivaron la atención de buena parte del grupo de cata con el Viña Cerradilla -la apuesta "joven" y "moderna" (también en el diseño de la etiqueta) de la bodega-, hasta el punto de hacerles un pedido de por lo menos una decena de cajas.

Podríamos decir que el Vallemayor Reserva 1998 viene a ser el hermano mayor del Viña Cerradilla. El último un vino vigoroso y el primero un vino con experiencia, pero, en ningún caso, se le puede considerar un "vino magro", citando de nuevo a Mauricio Wiesenthal.

VR’98 viste de color rubí y presume de tener una buena capa. El matiz, como cabe esperar y sin tener que avergonzarse, apunta claramente a teja.
Nariz agradable en la que predominan los tostados, sobre todo café y algo de canela, delatando a los tempranillos de La Rioja. En el retronasal se adivina la fruta roja.
En boca es redondo y elegante, con un paso agradable. Buena acidez y unos taninos suaves que se funden en un final de persistencia media-alta.
En definitiva, un Rioja que se exhibió con la elegancia imperecedera de todo un clásico.

Vallemayor Reresva 1998
Embotellado por: Bodegas Vallemayor, S.L. Fuenmayor, La Rioja
Variedades: Tempranillo.
Crianza: 2 años en barrica de roble y otros 2 en botella.
Grado: 13%Vol.
Precio aproximado: 14€

Petrea 2003, un merlot del Penedès

Petrea 2003 de Mas Comtal, D.O. PenedèsViernes 1 de junio
Con el Petrea merlot 2003 de Mas Comtal (D.O. Penedès) abrimos una serie de post dedicados a la mini maratón de degustación de vinos que hemos celebrado durante este puente del Pentecostés (festivo en la mayoría de los países del centro y norte de Europa y en algunas poblaciones catalanas). No han podido ser cinco (penta) vinos, ni mucho menos cincuenta, pero nos ha ayudado a rebajar un poco las existencias de nuestra bodeguilla antes de que empiecen las vacaciones.

La bodega Mas Comtal, adscrita a la D.O. Penedès, pertenece a la familia Milà desde hace varios siglos, pero no ha sido hasta finales del XX que se han orientado a la elaboración de vinos de calidad, objetivo que, sin duda, han alcanzado con el Petrea, tanto con el merlot como con el chardonnay.
Sin tener a menos el trabajo de todos los miembros de la familia Milà involucrados en la bodega, bien seguro que los logros conseguidos en este sentido son, en gran medida, gracias al enólogo Joan Milà.

El Petrea, que al igual que su casi homónimo Petrvs es un merlot 100%, se elabora a partir de las cepas de la finca La Feixa Llarga plantadas en 1982.
Para asegurar la calidad del Petrea, en Mas Comtal seleccionan las mejores uvas y sólo en las mejores añadas. La del 2003 en el Penedès, al igual que en muchas otras zonas de la Península y de Europa, estuvo marcada por un verano inusualmente caluroso y seco. Con todo, un invierno y una primavera muy lluviosa, dejaron unas buenas reservas de agua en el subsuelo, suficientes para resistir los rigores del 2003. Finalmente, se obtuvo un fruto de calidad, sin problemas de botrytis, de grado alto y acidez no muy elevada.

Nota de cata del Petrea tinto 2003 (botella nº05834)

Color picota cubierto.
Nariz mineral (tierra), intensa y fresca, pese a los aromas a fruta negra madura; grosella negra, ciruelas. A copa parada desprende un sutil aroma trufado.
Boca golosa y frutal con buenas sensaciones táctiles y fresco. Deja la boca impregnada de un largo recuerdo.

Petrea merlot 2003
Bodega: Celler Mas Comtal, D.O. Penedès.
Variedad: Merlot 100%
Crianza: 12 meses en barrica nueva de roble húngaro.
Grado: 13,5%vol.
Producción: 12.465 botellas numeradas y 816 magnums numerados.
Precio: 22,50€

Reproducción de una pintura de Josep M. Cases, especialmente creada para este vino:
Pintura de Josep M. Cases, especialmente creada para este vino

dimecres, 6 de juny de 2007

Vi + Jazz + Penedès

Vijazzpenedès - 1er Festival de vi i jazz del PenedèsUs presentem una nova proposta musico-vinícola que ha sorgit al Penedès. El ViJazzPenedès, el 1er Festival de vi i jazz del Penedès que es celebrarà durant els dies 29 i 30 de juny i 1 de juliol a Vilafranca del Penedès.

Es tracta d'una iniciativa de l’Acadèmia Tastavins del Penedès i del col·lectiu Jazz Penedès en la què se'ns proposa fer un "maridatge cultural entre els vins del Penedès i la Música Jazz".

El certamen inclourà una ambiciosa mostra de vins, caves i productes autòctons del Penedès, amb més de 100 expositors, i 20 concerts de jazz amb figures de primer ordre del món del jazz com Maceo Parker i Charlie Haden entre d'altres (Veure el programa: català, español).

Personalment, ajuntar el vi amb el jazz en directe pot suposar per a mi assolir el súmmum de la fruïció dels sentits, l'èxtasi!!!