divendres, 1 de febrer de 2008

IEC#8: Vinos con espíritu de Carnaval


Los VadeBacus nos han pasado el testigo para que convoquemos la próxima edición de Iberoamérica en Cata que en su día creara e impulsara Joan Gómez Pallarès desde su blog.

En anteriores convocatorias se han tocado temas más o menos técnicos como los varietales o los cupajes entre uvas autóctonas y foráneas, los vinos criados en regiones no Iberoamericanas o la influencia del terroir. Se han propuesto catas comparativas de blancos con o sin madera, se ha puesto el foco en el elaborador, concretamente en los "flying wine-makers", y en la última edición se nos ha pedido que destaquemos alguno de los vinos de las Navidades (ardua tarea la de redactar el resumen teniendo como tema la época del año en que se consume más vino).

El mundo del vino es muy amplio y todavía nos quedarían por tratar temas como por ejemplo los espumosos, las vinificaciones especiales, centrarnos en tipos de suelo o regiones específicas, constatar la influencia de un clima sobre una variedad determinada, etc. La lista es inacabable, como espero que también lo sean las convocatorias de IEC.

Pero en estas fechas no he podido resistir la tentación de asociar el Carnaval con el vino.

Los vinos no son únicamente un color, unos aromas y un sabor. A parte de frutas y frutillos, los vinos tienen un carácter y una personalidad. Algunos vinos, por sus características harán que los asociemos con los valores del Carnaval: transgresión, excentricidad, diversión, etc. Aunque unas veces no será el vino, sino su elaborador quien nos evoque estos valores.

Otras veces nos podremos encontrar ante vinos que lleven disfraz o que estén elaborados de una manera o en una región que nos haga difícil su identificación. Pero el disfraz también podría ser de época o quizá un traje regional.

Además, también podemos asociar un vino al Carnaval por su procedencia geográfica: Venecia, Cádiz, Santa Cruz de Tenerife, Sitges... otros carnavales americanos que una servidora desconoce... O por las armonías con las comidas típicas de estos días, mucho cerdo y claro, la "botifarra d'ou" (botifarra de huevo).

Pero si alguien cree que esto de los vinos con máscaras o disfraces, no son más que vinos impostores, también los puede comparar con los "auténticos".

En fin, esto sólo son orientaciones, ahora cada cual que piense en qué vino, por el motivo que sea, encarna el espíritu del Carnaval, que lo cate y nos lo cuente.

Esperamos, como siempre, que nadie se presente a la fiesta con el traje repetido ;-)

Os animamos a participar y os emplazamos hasta el próximo día 29 del presente mes de febrero.

8 comentaris:

  1. Idea muy original, Pilar y Jose, intentaremos estar a la altura de ella aunque a mí no me gusta nada el Carnaval. Yo hago el ganso todo el año!!!
    Salut!
    Joan

    ResponElimina
  2. Hola Joan,
    Si tú eres una persona muy seria, jejeje.

    Al contrario de lo que podría parecer tras haber hecho esta propuesta, yo jamás celebro el Carnaval, más bien huyo de él... pero creo es una de esas fiestas que todavía no se han corrompido comercialmente, que cada cual la celebra si quiere y como quiere, que las ideas y las iniciativas van de abajo, arriba y no al revés… y además, tiene ese punto gamberro y travieso tan necesario durante estos días en que las religiones (unas y otras) quieren dominar la escena.

    No será nada difícil estar a la altura y para ti menos (ya que lo practicas todo el año…).
    Sólo hay que encontrar un vino o un elaborador que se salga de lo habitual, que no cumpla con una tipicidad o con lo que está establecido. Quizá los ejemplos del nuevo mundo serán muy diferentes a los referentes que podamos tener en Europa, si es así podremos contrastar lo que se considera “normal” o “habitual” a un lado y otro del charco.

    Bueno, espero que no se desanime nadie con el tema propuesto. Creo que puede ser divertido.

    Salut!
    Pilar.

    ResponElimina
  3. Me parece una idea original y que "marida" armonicamente con estas fechas.
    Espero estar el 29 de febrero con el vino mas carnavalero.
    Saludos.

    ResponElimina
  4. Hola La Guarda,

    Estupendo saber que te apuntas "al baile".
    Nos reencontramos el 29 para "desenmascar" los vinos!!

    Saludos,
    Pilar.

    ResponElimina
  5. Original y complicado... Había pensado unirme a esto de IEC y nos has puesto un tema difícil, a ver, me pongo a la búsqueda y captura de algun vino carnavalero.
    Será divertido ver las distintas propuestas y por donde sale la gente.
    Saludos
    Olaf

    ResponElimina
  6. Olaf + 1,

    No te desanimes y menos ahora que tienes colaboradores!!

    En realidad es mucho más sencillo de lo que parece, solo que al formular la propuesta en forma de carnaval... creo que se ha liado un poco el tema.

    Se trata de hablar de un vino que por el motivo que sea, no es lo que a priori podíamos esperar de él, ya sea por la variedad, la D.O., la vinificación, etc. (y no tiene porqué ser algo negativo.)
    En sentido figurado podemos decir que estos vinos llevan máscara o disfraz o que sus elaboradores son un tanto excéntricos quizá.

    Súmate, Uno +!!

    Saludos,
    Pilar.

    ResponElimina
  7. Intentaré estar en la fecha indicada, como siempre.

    Todavía he de pensar si presento un vino con mucho maquillaje, disfrazado de carnaval, o me convierto en el raro de la fiesta y presento un vino "sin disfrazar" ;-)

    Saludos.

    ResponElimina
  8. Hola Sobrevino, bienvenido a este blog.

    Cualquiera de las opciones será bienvenida (con disfraz, sin él, en pelotas... ;-))
    Esta vez se trata de esto, de ser un poco raros, extravagantes, transgresores, excéntricos... bueno y quizás también de referirnos al vino más en términos emocionales, que técnicos.

    Hasta el 29!!

    Saludos,
    Pilar.

    ResponElimina