dissabte, 21 d’abril de 2007

Fira del Vi de Falset, escalfant motors

12 Fira del Vi de Falset, 5 i 6 de maig 2007. Mostra de vins de les D.O. de la Comarca del PrioratS'apropa la data de celebració de la "12 Fira del Vi de Falset" que tindrá lloc a la capital del Priorat els dies 5 i 6 de maig de 2007 i on, cam cada any, es celebra una mostra dels vins de les dues D.O.s del Priorat: la D.O. Montsant i la D.O.Q. Priorat.
A la web de l'Ajuntament de Falset podeu fer un cop d'ull al programa de la fira (PDF trilingüe, català, español, english).
Ens veiem a Falset!

dimarts, 17 d’abril de 2007

Días de vino y rosas por Sant Jordi

Leyenda de Sant JordiSe acerca Sant Jordi y este año parece que hará buen tiempo.
Seguramente, a estas alturas, muchos de vosotros ya tendréis decididos los títulos que vais a regalar a vuestra pareja, familia o amigos, pero desde este blog os queremos proponer un Sant Jordi algo diferente; con libros que huelan a vino y con vinos con aroma a rosas.


LA ROSA

La Rosa de Sant JordiEl aroma a rosas es un aroma varietal presente en algunos vinos blancos. Concretamente se encuentra en los que han sido elaborados a partir de la mediterránea Moscatell o con la foránea Gewürztraminer. Es precisamente ésta última la que presenta un recuerdo a rosas o a agua de rosas más pronunciado.

Esta variedad blanca tiene sus orígenes en el Alto Adiege (Italia) donde se la conocía como Traminer. Luego se extendió por la Alsacia (Francia) y también por Alemania y Austria, donde la rebautizaron con su actual nombre, Gewürztraminer, al añadirle el prefijo Gewürz que en alemán significa picante o especiado, sabores que también la caracterizan.

Con todo, no será necesario que vayáis tan lejos a buscar esta variedad. Ya hace años que se cultiva en varias denominaciones españolas. Los pioneros fueron, una vez más, los bodegueros del Penedès, gran laboratorio vitivinícola por donde han pasado todas (o prácticamente todas) las variedades no autóctonas que se han introducido en la Península.
A parte del Penedès, la Gewürztraminer también se cultiva en el Bierzo y en el Somontano, en esta última zona tenemos el Enate Gewürztraminer (D.O. Somontano), que ya en el programa de TV3, En clau de vi, lo propusieron como ejemplo de vino con marcado aroma a rosas.

Sin embargo, nosotros os proponemos otro que presenta una serie de peculiaridades que lo hacen especial y, por lo tanto, más interesante para regalar. En primer lugar por que no es un vino convencional –ya veréis por qué- y en segundo lugar, por su presentación.

Vi de Gel Gewürztraminer de GramonaEl que os sugerimos es el "Vi de Gel" Gewürztraminer de Gramona (D.O. Penedès). Como os decía, no se trata de un vino convencional, se trata de un Eiswein (vino de hielo). Los vinos de hielo son originarios de la Alsacia, región que está a caballo entre Francia y Alemania, pero también los encontramos en Canadá. Para conseguir un Eiswein, se deja que las primeras heladas de otoño congelen los racimos antes de la vendimia, de esta forma, al congelarse el agua de la uva, el mosto que se obtiene tiene mayor concentración de azúcares.

Pero en Gramona, aunque en el Penedès no hiele tan temprano, no se resignan y como siempre han apostando por la innovación (ver video de la elaboración del sus vinos de hielo), utilizan otros caminos -en este caso tecnologías- para llegar al mismo lugar o, para ser exactos, a otro lugar que esté justo al lado, ya que nunca será lo mismo un Eiswine auténtico que otro de laboratorio.

El otro motivo por el que pensamos que es un vino ideal para regalar es un tanto más prosaico. Los vinos de hielo de Gramona (elaboran otro de Riesling) se presentan embotellados en una estilizada botella que luego podréis reutilizar como jarrón para depositar en ella la verdadera Rosa de Sant Jordi.

Ficha del "Vi de Gel" Gewürztraminer de Gramona
Envejecimiento: Sin crianza.
Graduación: 9,5º
Temperatura de servicio óptima: entre 6º y 8º C
Precio aproximado: 14€

EL LIBRO


El Gran Libro-Objeto de Le Nez du VinComo ejemplo de libro que huele a vino, tal como os anunciábamos al principio, os presentamos este que veis en la imagen, el "El Gran Libro-objeto" de Le Nez Du vin (la nariz del vino en francés) creado por Jean Lenoir.

"El Gran Libro-objeto" consiste en un estuche que contiene 54 aromas que están presentes en los vinos (blancos, tintos, cavas, champagnes, vinos generosos, etc.). Cada pote se acompaña de una ficha explicativa en las que se informa sobre "las cepas utilizadas, la naturaleza geológica del suelo, las técnicas de vinificación, los métodos de envejecimiento y el vínculo molecular real con el vino", tal como anuncian en su web. Además, en el estuche también encontraréis una guía con las reseñas de más de mil vinos catados por los autores.

Más que fomentar la lectura, este "libro-objeto" lo que pretende es ejercitar nuestro sentido del olfato mientras jugamos a adivinar los aromas para poder conseguir identificarlos en los vinos y progresar en el aprendizaje de la cata.

El precio de "El Gran Libro-objeto" (54 aromas) es de 290€ aproximadamente.
Si lo veis excesivo, podéis optar por otros productos. Ediciones Jean Lenoir también ofrece estuches más reducidos; por ejemplo uno sobre "Los defectos del vino" con 12 aromas (69€), otro de 24 aromas que viene a ser un resumen de "EL gran libro-objeto" (149€), otros más específicos sobre vinos tintos o vinos blancos u otro sobre los aromas de la barrica, todos de 12 aromas y a 69€. La opción más económica es la que ofrece "El «guiño» de nariz" de 6 aromas por tan sólo 22,50€.

También existen otros fabricantes o editores de este tipo de producto, nosotros simplemente os hemos recomendado este por que es el único que hemos tenido en nuestras manos (y en nuestras narices) y es del que tenemos mejores referencias.

Música para el quinto sentido

Después de haber excitado la vista con las rosas y el color de la Gewürztraminer, de haber despertado el olfato con la fragancia de las rosas y de los aromas de Le nez du vin, de haber saboreado el "vi de gel" y finalmente, despues de haber acariciado las rosas (sin pincharnos), la encuadernación de "El gran libro-objeto" y percibido la suavidad del vino, sólo nos queda escuchar la música que nos ha ayudado a titular a este post, The Days of Wine and Roses.

En You Tube hemos encontrado una versión de esta bella composición de Henry Mancini interpretada por Bill Evans Trio.
Para todos ustedes The Days of Wine and Roses!!

dimarts, 10 d’abril de 2007

Rodeados de "Mil Vinos" en Valladolid

Ángel y Sonia custodiando las dos botellas de vino; el Martinet Bru 2004 del Priorat y el Más de Leda 2004 de la Riebra del DueroPara reunirnos con nuestros amigos de Valladolid, Sonia, Ángel y Jandro, decidimos cenar "sentados" en el Milvinos.
El Milvinos es un local nuevo -como mucho tendrá tres o cuatro años- y moderno. Pero no sólo se le puede considerar moderno por la decoración, sino más bien por contravenir o, como mínimo, desmarcarse del estereotípico bar de tapas pucelano. Este signo de modernidad, casi de rebeldía, le permite abrirse a otro público –o al mismo- dispuesto a degustar platos innovadores y vinos que trasciendan las fronteras de Castilla y León o de La Rioja. De hecho la carta de vinos del Milvinos, que tiene más de cuarenta páginas, cuenta con referencias de otros países como Alemania, Argentina, Australia, Chile, Estados Unidos, Hungría, Israel, Italia, Portugal y de otras denominaciones de origen pequeñas o poco conocidas como Alella, Yecla, Jumilla o Baleares.

Los Vinos

Al tratarse de un local especializado en vinos, le propusimos al sommelier pedir de entrada dos botellas y que nos las sirviera en dos copas distintas con la idea de que pudiéramos ir degustando los dos vinos simultáneamente para así compararlos y ver como evolucionaban a lo largo de la cena.

Para realizar esta "cata-duelo" entre dos vinos, escogimos a dos que fueran comparables, es decir, que compartieran alguna característica; en este caso el precio, unos 19€, y la añada, 2004, pero que fueran de zonas y variedades distintas. Los vinos escogidos para elegir al primvs inter pares, fueron un Martinet Bru 2004, segundo vino de la bodega Mas Martinet Viticultors (Gratallops, D.O.Q. Priorat) y un Más de Leda 2004, también un segundo vino, en este caso de Bodegas Leda Viñas Viejas (Tudela de Duero, D.O. Ribera del Duero).

El sommelier decantó los dos vinos sólo con la intención de airearlos, ya que no son vinos que tengan posos, y nos los sirvió en copas Riedel (creo que eran Bordeaux).

Ambos vinos tienen una fase visual parecida, de capa alta y ribete poco evolucionado. Un poco más opaco el Más de Leda y un poco más brillante el Martinet Bru.

Más de Leda (17,50€ precio del restaurante), un tinta fina (tempranillo) 100%, es un vino muy tánico en el primer momento (17 meses en barrica, igual que el Martinet Bru), una tanicidad que llega a molestar. A medida que evoluciona se suaviza un poco, pero hemos de reconocer que las notas de barrica son muy pronunciadas, tanto en boca como en nariz. La opinión generaliza de este vino entre los componentes del grupo que lo probamos es que se ha abusado de la barrica y esto oculta un poco al verdadero protagonista, el fruto. Por lo demás, bien, un grato descubrimiento. Quizá debe esperar una temporada más en la botella y aunque se decante, como en nuestro caso, es recomendable abrir la botella un par de horas antes.

Martinet Bru (18,70€ precio del restaurante) ya es un clásico para nosotros. De hecho, fue la primera botella de vino que compartimos cuando nos conocimos a finales del año 2000, en aquella ocasión fue un 97.
El Martinet Bru es fruto del ensamblaje de cuatro variedades; un 30% de la autóctona Garnacha y el resto se reparte entre las foraneas Cabernet Sauvignon 30%, Merlot 30% y Syrah 10%. Presenta aromas a fruta roja y negra madura con ligeros toques de barrica, nariz muy agradable y algo mineral. El paso por boca es más que correcto, llena bien la boca, con unos taninos aterciopelados y largo.
En nuestra opinión fue una buena elección este Priorat ya que mantiene una excelente relación calidad precio.

Por unanimidad, el Martinet Bru salió vencedor de este duelo entre iguales. Pero luego, al recibir la cuenta, pudimos comprobar que este "enfrentamiento vinícola" resultó ser algo desigual. La carta de vinos no estaba actualizada y mientras que el Más de Leda era una novedad que nos recomendó el sommelier, el Martinet Bru en realidad salía por ocho euros más que el Ribera.

El cava

Cava Agustí Torelló Mata Gran Reserva 2002Como colofón, nos tomamos un cava brut nature, el de Agustí Torelló Mata Gran Reserva 2002 (19,60€ precio del restaurante).
Un excelente cava de uno de los mejores elaboradores de este producto (no en vano son los creadores del mítico Kripta), que nace del ensamblaje de las tres variedades autóctonas del Penedès; Macabeu 42%, Xarel•lo 28% y Parellada 30%.
El cava se presenta con una burbuja muy fina y unos rosarios bien organizados. En nariz nos deja un refrescante aroma a manzana. Finalmente en boca es, si cabe, mejor. El carbónico se deshace y el paso es muy elegante y refrescante. Excelente.

El restaurante

targeta del Bar Restaurante Mil Vinos: esq. plaza Martí y Monsó con c/ Comedias, 47001 Valladolid. tel: 983344336 www.milvinos.comSobre el Milvinos -que como negocio es franquiciable-, cabe decir en cuanto a los vinos, que éstos reciben un buen trato; están bien conservados, el servicio es correcto y adecuado y además la cristalería es buena; tanto las copas del bar como las del restaurante son Riedel. Además, la carta de Vinos es muy extensa e interesante. Pero consideramos que es un error que no esté actualizada, ya que se evitarían malos entendidos y situaciones incómodas.

Los vinos del Milvinos también puedes llevártelos a casa por 6 € menos de lo que figura en la carta. Por lo tanto, el Más de Leda 2004 tiene un precio de mercado de unos 13€, el Martinet Bru 2004 nosotros lo hemos comprado por 15,50€ en Barcelona y el Agustí Torelló Mata Gran Reserva 2002 saldría por unos 12/13€, una cantidad que, sin duda, será muy bien invertida.

En cuanto a la comida, dentro del contexto de Valladolid, hay que loar el esfuerzo del Milvinos por ofrecer un producto diferente.
Las tapas que sirven en el bar -sito en el piso superior- y los entrantes del restaurante, están más logrados que los platos principales. El único que convenció de entre los que pedimos, fue el bacalao al ajo arriero. El atún estaba excesivamente seco y las presas de ibérico, que estaban jugosas, iban acompañadas de unas setas, que para no dar más adjetivos, sólo diremos que se quedaron el plato.
La comida nos pareció algo cara, ya que además no pudimos evitar la comparación con la cena de la noche anterior en el restaurante Saboya de Tarazona, mucho más rica y también algo más barata.

Al final, estas decepciones quedaron ocultas tras los postres, unos vinos interesantes, un cava excelente (sugerencia del sommelier), una compañía agradable (al cava se unieron también Cristina y Elena) y por un servicio esmerado, amable y simpático.

dilluns, 9 d’abril de 2007

El Legaris Crianza 2003 y el pimiento asado

Vista exterior de la Bodega LegarisViñas de Legaris con el Castillo de Peñafiel al fondoEn Curiel de Duero (provincia de Valladolid), bajo la mirada del Castillo de Peñafiel (al fondo de la imagen) y, por lo tanto, enmarcada dentro de la D.O. Ribera del Duero se levanta la Bodega Legaris, que pertenece al Grupo Codorníu.

El motivo por el que decidimos visitar esta bodega no es casual. El Legaris Crianza 2003 es uno de los vinos que el programa del Canal 33 "En clau de vi" propone para degustarlo durante el espacio "el tast conjunt". En dicho espacio, cada semana animan a los telespectadores a catar un vino que se caracteriza por que en él se distingue claramente un determinado aroma, que en el caso del Legaris 2003 es el pimiento asado.
Además, dado que muchos usuarios de la red nos encontráis cada semana gracias a los "vinos de tv3", nos hemos apresurado a publicar este post sobre nuestro último viaje a Castilla.

Vista interior del vestíbulo de la bodega Legaris desde el primer pisoLlegamos a la bodega después de haber concertado una visita con la relaciones públicas, una mujer muy amable que disfruta con su trabajo.
Desde fuera, la bodega ya se ve muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver por la zona. La Bodega Legaris no sólo es joven, se fundó en el año 98, si no que además es moderna e innovadora, algo que pretenden reflejar tanto en la arquitectura como en el vino.

El edificio de Legaris es una especie de nave de hormigón cerrada, pero una vez dentro la cosa cambia, ya que la luz natural se cuela por uno patio interior estilo zen que hace las veces de distribuidor y por unos grandes ventanales, que además nos permiten contemplar el bonito paisaje de los viñedos castellanos.

Vista del mirador posterior de la Bodega Legaris, desde el que se divisan los viñedos y el castillo de Peñafiel al fondoLa bodega, fue diseñada por el arquitecto Domingo Triay, también artífice de las obras de Raimat (Costers de Segre) y Artesa (California, EEUU), bodegas que también pertenecen al Grupo Codorníu.

Según nos cuenta Belén Sáez, relaciones públicas de Legaris, el diseño de la la bodega obedece a dos premisas; la primera y más importante es la de facilitar la elaboración de vino (evidentemente), pero también está enfocada a sacarle partido a su vertiente turística, al emergente enoturismo, ya que la distribución permite que las visitas puedan observar todo el proceso de elaboración del vino sin perturbarlo, ni sin ser perturbados.

Sala de crianza de LegarisUna vez visitada la parte de producción -sala de fermentación, crianza, embotellado y almacén- y los viñedos, nos dirigimos a la planta baja y visitamos una sala-bodega donde almacenan botellas de vino que luego serán catadas.

Según nos cuentan, la enóloga de Legaris, Berta Laguna, da mucha importancia a las barricas y le gusta "jugar" con ellas. Así que es frecuente que se realicen catas de un mismo vino criado en distintos tipos de roble y de ahumados; barricas americanas, barricas francesas y otra barrica mezcla de roble francés y americano. Parece muy interesante.

Más tarde nos dirigimos a la sala de cata, un lugar amplio y con luz natural. En este lugar probamos los dos vinos que comercializa Legaris en estos momentos, un crianza 2003 y un reserva 2001, ambos tienen 12 meses de crianza en barrica, la diferencia la encontramos en que la uva del reserva es de mayor calidad y en que el porcentaje de barricas nuevas es mayor en el reserva.

Nota de cata de Legaris Crianza 2003:
Legaris Crianza 2003Tiene un matiz poco evolucionado y una capa alta. En nariz encontramos canela, ahumados, frutos rojos y algo que realmente recuerda al pimiento asado. Para mi gusto, posee una nariz delicada y sutil de intensidad media alta.
En boca es largo y redondo, llena bien la boca y posee una acidez muy adecuada.

En cuanto al Legaris Reserva 2001, no me atrevo a realizar una cata "tan precisa" como la del crianza, ya que el primero hemos tenido la oportunidad de probarlo en más de una ocasión; en la bodega Legaris, en el Bar el Corcho (zona de vinos de la Plaza Mayor de Valladolid), y además en casa ya hemos consumido una de las botellas que compramos.

Precio del Legaris Crianza 2003: 12€

En Barcelona, que sepamos nosotros, lo podéis encontrar en Vila Viniteca por 10 céntimos menos que en la misma bodega.

Teléfono de atención al cliente: 902 400 191
atencioncliente@codorniu.com
www.legaris.com
www.grupocodorniu.com

Tarazona, un interesante alto en el camino

Casas Colgantes de la judería de TarazonaEn nuestro trayecto Barcelona Valladolid, decidimos hacer un alto en el camino en la interesante localidad de Tarazona, provincia de Zaragoza. Nos hospedamos en el Hostal Santa Agueda, en el mismísimo centro de la localidad. Un lugar muy agradable y confortable ubicado en una antigua casa restaurada que dispone de conexión Wi-Fi.

Restaurante Saboya, Tarazona (Zaragoza)A la hora de cenar, barajamos varias opciones, pero al final, casi obligados por la hora (las once de la noche) nos decantamos por el Restaurante Saboya –¡todo un éxito!- que aun estaba abierto. Allí, ubicados en una zona tranquila del restaurante y bien atendidos por el personal que encontramos a esa hora (el dueño y un camarero) pudimos degustar los siguientes platos:


  • Colmenillas rellenas de mus de lechadilla de cordero, acompañado de puding de espárragos y salsa de fua.
  • Alcachofas maceradas en aceite de oliva salteadas con fua (otra vez, qué la vamos a hacer).
  • Solomillo de buey acompañado de pimientos asados y demás verduras.
    Todo estupendo.

Estos manjares los acompañados de un Casa de la Ermita Crianza 2003 (D.O. Jumilla, Murcia) y también de unas copas extras de una novedad, el Valdehermoso Crianza 2004 (Bodegas y Viñedos Valdediz S.L., Roa, D.O. Ribera del Duero), por gentileza del metre.

Casa de la Ermita Crianza 2003, D.O. JumillaEl Jumilla es un ensamblaje de las variedades Tempranillo, Monsatrell, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot y tiene una crianza de 9 meses en barrica. De él podemos decir que es un vino de matiz ligeramente evolucionado para ser un 2003, pero de capa alta. En Nariz salen aromas típicos de los crianza, aromas claramente marcados a futras negras; moras con un fondo de regaliz. En boca muestra una acidez justa, lo que le proporciona un frescor muy destacable, es largo y proporciona unas sensaciones táctiles muy agradables. Un vino muy interesante a un precio competitivo (12,50€ en el Restaurante Saboya y 7,95 en Vila Viniteca donde lo hemos adquirido recientemente).

Valdermoso 2004, D.O. Ribera del DueroEl Valdehermoso (obsequio del dueño del local), presenta un aspecto de vino joven. En nariz salen aromas a ahumados, y vainillas, aunque no son de intensidad destacable, debido a que quizá está muy cerrado. En boca tiene buena entrada, pero le salen puntas de barrica lo que detona que aun le queda tiempo en botella o que precisa de un decantado más largo.

El surtido de postres lo acompañamos de dos vinos dulces. Un Moscatell de Alicante llamado Casta Diva (4.50€ copa) que resultó ser el mismo que sirvieron en el banquete de boda de los Príncipes de Asturias y un Tokaj Late Harvest (Hungría) de 3 putoños (4€ copa). El primero es un moscatell muy aromático y el segundo, comparado con otros tokajs que conocemos, nos pareció sorprendentemente fresco.

Además de la comida y la bebida, cabe destacar que el restaurante Saboya está decorado con mucho gusto. En la decoración predomina el color morado combinado con el negro. Las mesas son amplias y hay espacio entre ellas, además las sillas son cómodas y la iluminación, agradable.

A todo esto, hay que añadirle el encanto de la Ciudad de Tarazona con su arte mudejar y su historia marcada por las tres culturas que encontraron refugio en ella: árabes, judíos y cristianos. Una visita muy recomendable, lástima de las comunicaciones (no estaría de más arreglar un poco la carretera).

Contra etiqueta Casa de la Ermita Crianza 2003 :
El verano de 2003 fue largo y soleado, y la vendimia perfecta. En las laderas de “El Carche”, en Jumilla, a 700 mts de altitud, se ubica nuestra bodega rodeada de viñedos, de donde provienen las uvas que dieron lugar a este vino. Pasó nueve meses en barricas nuevas de roble ¡Disfrútelo!

SABOYA 21 Restaurante
C/ Marrodán 34 - Tarazona -
tlfs. 976643515 - 976642490
e-mail: saboya21@hotmail.com

Hostal Santa Agueda
Habitaciones con T.V., calefacción y aire acondicionado.
Teléfono, conexión a internet Wi-Fi y ascensor.
Desayuno bufet libre.
Calle Visconti, 26
50500 TARAZONA (Zaragoza) 976 64 00 54
santa_agueda@hotmail.com
www.santaagueda.com