divendres, 6 de juliol de 2007

Visita a Do Ferreiro, artesanos del vino

Do Ferreiro 2006, Premio Baco de OroNuestra reciente incursión por tierras gallegas nos llevó a visitar una de las bodegas de la D.O. Rías Baixas que más y mejor cuidan su producto. Se trata de la Bodega Gerardo Méndez S.L., más conocida como Do Ferreiro, sita en la parroquia de Lores, concello de Meaño, y por tanto dentro de la subzona del Val do Salnés.
En la cuna del albariño, las Rías Baixas, se distinguen cinco subzonas; Condado do Tea, O Rosal, Soutomaior, Ribeira do Ulla y Val do Salnés. Esta última es la subzona de mayor superficie (1.487 hectáreas), se sitúa entre las rías de Arousa y Pontevedra a poca altura sobre el nivel del mar y, al igual que en las otras subzonas, la mayor parte de sus viñas pertenecen a la variedad Albariño.
Esta cepa gallega es vigorosa, de brotación temprana y maduración media. Crece en climas húmedos con temperaturas suaves y soleados y prefiere los suelos arenosos con buen drenaje. La conducción es en parra, que se fija sobre una estructura de granito, material muy abundante en Galicia. Da un fruto menudo y aromático, capaz de proporcionar a sus vinos aromas delicados y de gran calidad. Hay quien la ha comparado con la riesling. Los albariños de la Rías Baixas tienen carácter atlántico. Son vinos secos, de aromas punzantes, florales e intensamente afrutados con notas cítricas cuando son jóvenes y con aromas a fruta más madura (manzana, plátano, caramelo de miel) cuando evolucionan, que poseen un retrogusto muy fino y prolongado.

Orrio en la Bodega Gerardo Méndez S.L.Vista por encima de las cepas de Do FerreiroParras de Albariño con estructura de granito, Do FerreiroPlantación de cepas albariño en Do FerreiroVista bajo las cepas de albariño de Do FerreiroRacimo de Albariño Do Ferreiro en junio antes del envero
A nuetra llegada a la Bodega, el hijo de los Méndez estaba ensayando una pieza clásica con su nueva guitarra española. Este magnífico recibimiento, sirvió como preludio a lo que iba a ser la verdadera y definitiva revelación del Albariño ante nosotros.

Nos presentamos de improviso la tarde de la víspera de San Xoán y fue la mujer de Gerardo Méndez quien nos atendió y nos guió por la bodega, e hizo, con la pasión que imprime a su trabajo, que el vino nos pasara de la boca directo al alma.

Ese mismo día por la mañana habían estado embotellando. Dato muy significativo que aparece en todas las botellas de Do Ferreiro, ya que durante el embotellado el vino sufre un castigo que sólo puede curar el reposo en botella, que como mínimo ha de ser de uno o dos meses.

La bodega comercializa tres tipos de vino, más otro destinado exclusivamente al mercado estadounidense.
Do Ferreiro Cepas Vellas, buque insignia de la bodega, que procede de cepas propias prefiloxeras (Galicia no se vió afectada por esta plaga que arrasó los viñedos europeos a finales del S. XIX y además, posteriormente se vió que la filoxera no prosperaba en suelos arenosos como en este caso). Según nos contaron, las 2 hectareas que hay enfrente de la casa solariega están plantadas con cepas de más de 200 años. El Cepas Vellas permanece unos 10 meses con sus lías en depósitos de acero y sale al mercado en su segundo año. (PVP: 22,50€ aprox.)
Tomada do Sapo es el vino que embotellan en exclusiva para dos de sus distribuidores, Valsegar de las Muelas y Cuveé 3000, ambos de Barcelona. También varietal de albariño que se mantiene casi un año criando con sus lías en acero, la mayor parte de sus uvas proceden de las fincas situadas a mayor altura y el resto de las mismas cepas viejas como el Cepas Vellas. (PVP: 18,95€ aprox.)
Albariño Do Ferreiro es el vino del año, pero el esmerado trabajo que le dedican, hace que al embotellarlo no sea un "vino muerto" y que tenga vida para un par o tres de años más. (PVP: 11,35€ aprox.)

El carácter minifundista del campo gallego, hace muy difícil, por no decir imposible, que toda la uva proceda de viñedo propio y menos aun cuando se trata de bodegas medianas a grandes como en el caso de la Bodega Gerardo Méndez.

Durante la visita de las instalaciones pudimos ver los depósitos donde fermenta el vino a temperatura controlada, fue en este momento cuando nos revelaron el "verdadero secreto" del famoso Do Ferreiro. La fórmula de las "3 eles"; limpieza, limpieza, limpieza. Limpieza en el viñedo, según podemos ver en las fotos, el viñedo está limpio y bien cuidado sin hierbas bajo las parras y también limpieza en el momento de vendimiar, con cajas de 15kg perforadas para que se pierda el mosto y luego, cada vez que entran en bodega para ser vaciadas, pasan por una cadena de limpieza. Limpieza en las salas y depósitos de vinificación, de hecho, en esos intantes estabamos pisando un suelo recién fregado. Finalmente, limpieza en el proceso de embotellado.

Posteriormente, nos dirigimos la zona donde embotellan sus vinos y vimos el "vestido" de la botella; un corcho de origen catalán, concretamente de Cassà de la Selva, una buena cápsula de estaño y etiquetado resistente al agua.

Después de este interesante recorrido por las instalaciones de Do Ferreiro, nos invitaron a degustar el producto y nos contaron el origen del nombre de la bodega. El padre del actual propietario, de oficio herrero (ferreiro en gallego), compró la finca donde actualmente se encuentra la bodega y empezó a elaborar su propio vino para el consumo particular y, como hacían los "loureiros", el excedente se vedía a la gente del pueblo que lo empezó a llamar "albariño do ferreiro" (albariño del herrero). Cuando el hijo, Gerardo Méndez, tras participar en la fundación de la D.O. Rías Baixas (1980), decidió embotellar y comercializar el vino, no necesitó buscarle nombre, pensaron que lo más correcto era seguir con la tradición y llamar al vino por su nombre, Albariño Do Ferreiro.

El Do Ferreiro 2006, según descubrimos en la bodega, ha sido galardonado con un Baco de Oro en la categoría de vinos blancos de variedades autóctonas aromáticas que anualmente otorga la Asociación Española de Catadores. Esta etiqueta no la podréis ver en ninguna de las botellas que han salido y/o saldrán al mercado. El vino que participó en la cata para el Baco de Oro, que ha fallado recientemente, lo consiguió concretamente la producción embotellada el 17 de febrero del 2007, y como gran parte de la misma ya había sido distribuida, consideraron que no merecía la pena ponerle la etiqueta al pequeño stock que les queda en bodega, ni a las demás botellas que han vinificado en otros depósitos de la bodega y que aun no se han distribuido.

Nosotros compramos una caja de tres botellas del Do Ferreiro 2006 (embotellado el 17/02/2007). Esperaremos aun algunos días más antes de abrir la primera y, siguiendo los consejos que nos dieron en la bodega, intentaremos reservar las otras dos para el año que viene y para el otro (si resistimos la tentación). A medida que ha ido aumentando la calidad de los vinos de las Rías Baixas, se ha visto que éstos también ganaban en botella. En verema.com podéis leer un artículo al respecto.

Otros bloggers que ya han catado el Do Ferreiro 2006:

4 comentaris:

  1. Excelente reportaje, amigos, y mejores vinos. Gracias por poner la referencia a la botella que probé de Do Ferreiro de añada, casualmente la del depósito y fecha de embotellado que se llevó el Baco de oro: un vino precioso para el que no seguí el consejo de la bodega!!!
    Buenas degustaciones con ellos y a ver cómo los encontráis!
    Un abrazo,
    Joan

    ResponElimina
  2. Gracias Joan,

    Ya hace unos cuantos días que hemos vuelto de Galicia, y esto es sólo lo que hemos podido retener en la memoria, por que realmente había mucho más; cifras de producción, datos sobre las fincas y sobre la vinificación, etc.

    Bueno, ya no tardará mucho en caer la primera botella de Do Ferreiro. Creo que ya han reposado lo suficiente después de todo el "meneo" del viaje de vuelta. Tengo un caldito de pescado de mi “santa”… madre que será un perfecto “partener” para el albariño (o viceversa, según desde donde se mire).

    Saludos,
    Pilar.

    ResponElimina
  3. Ha merecido la pena la espera para la actualización del blog. Ya nos contaréis qué tal la cata de la primera botellita...

    Un abrazo,
    Cristina

    ResponElimina
  4. Gracias por este inmerecido elogio Cristina.
    Este modesto blog sólo pretendía ser una especie de dietario en el que anotar los vinos que nos han gustado para recordar mejor cuál, cuándo y por qué.
    Pero al ser público, sentimos la responsabilidad de no defraudar a los cuatro sufridos lectores que tenemos y nos sabe mal haberte hecho esperar tanto.
    Pero bien, como esto es "gratis et amore" no nos vamos a estresar, verdad?

    Saludos!!!
    Pilar.

    ResponElimina