divendres, 6 de juliol de 2007

Pepe Vieira y (alguno de) sus vinos

Markus Molitor Eiesling 1999No podíamos regresar a Barcelona sin probar una de las recomendaciones gastronómicas que nos hizo Gourmet de Provincias (mil gracias Gourmet!!). Así que para despedirnos de Galicia fuimos a comer al restaurante Pepe Vieira en Sanxenxo.

La carta del Pepe Vieira es sencilla. Dispone de dos menús, uno de mercado, por unos 24€ y otro degustación, más "caro" pero mucho más completo, 47€ (magnífica RCP). En ninguno de los dos menús faltaron productos típicos de la zona como la raya. Como norma general no suelen servir menús distintos en una misma mesa, pero con nosotros hicieron una excepción. Además, nos sirvieron un tercer menú infantil con croquetas para Alvariño (el sobrino, no la uva).
Pero nosotros, como es tónica general de este blog, nos centraremos más en los vinos que en la vianda.
La carta de vinos de Pepe Vieira es muy amplia, pero aun más amplia es la bodega de Xoán Cannas, quien dirige el comedor, mientras su hermano, Xosé Cannas, se encarga de los fogones. De hecho tienen dos cartas de vino, una exclusiva para los vinos gallegos y otra con una selección de vinos nacionales e internacionales. Pero como os decíamos, en la carta no está todo, ya que dispone de vinos y añadas que ni siquiera figuran en ella.

Kracher Auslese Cuvée 2003Nosotros, para romper con la "monotonía" de tanto albariño, nos decantamos por un riesling del 99, del elaborador alemán Markus Molitor. Este vino nos acompañó durante gran parte de la comida y cuando ésta tocaba a su fin, pedimos consejo de nuevo a Xoán y le hicimos una demanda algo complicada que él supo resolver con gran facilidad. Estábamos buscando un vino que nos ayudara a terminar la comida, pero que también pudiera acompañar los postres. La recomendación fue un ejemplar que ni siquiera figuraba en la carta, un vino dulce austriaco de Kracher.

Markus Molitor Zeltinger Deutschherrenberg Spätlese Riesling Trocken 1999 (Mosel-Saar–Ruwer. Qualitätswein mit Prädikat, QmP)
Markus MolitorSe trata de un Riesling alemán de la bodega Markus Molitor, originario de la región vinícola comprendida entre las cuencas de los ríos Mosela, Sarre y Ruwer, los dos últimos afluentes del primero y el primero del Rin (Rhein en alemán).
El cultivo de la vid en estas latitudes se remonta al S.IV d.C., sin embargo la riesling, la variedad a la cual deben su fama los vinos del Mosela, no fue introducida en la región hasta la Edad Media.
Las características principales de Mosela-Sarre-Ruwer, las que hacen que sea posible el cultivo de la vid aun siendo la región vinícola más septentrional de Europa, son en primer lugar un suelo de pizarra oscura que funciona como "calefacción", acumulando el calor que recibe del sol durante el día para irradiarlo a las cepas durante la noche y mitigar los efectos de las heladas nocturnas. Otro factor muy importante en estos vinos son los ríos en sí mismos y el hecho de que las cepas estén plantadas en empinadas pendientes alrededor de los meandros que trazan éstos; la humedad del agua fluvial y las primeras nieblas de otoño hacen posible los vinos con podredumbre noble, la botrytis cinerea, muy característicos de esta región.
En zonas donde resulta difícil conseguir una maduración óptima de la uva se intenta conseguir una buena concentración de azúcar mediante otros procedimientos: vendimias tardías, pasificación, podredumbre por botrytis cinerea o, como con los Eiswein, mediante la congelación de la cosecha en la cepa. No hace falta decir que el azúcar tiene que ser natural y que en los Qualitätswein no está permitida la chaptanización de los vinos.
El vino que probamos en Pepe Vieira era un Spätlese Riesling Trocken QmP (Qualtätswein mit Prädikat, Vino de calidad de denominación especifica), de vendimia tardía (spätlese), pero vinificado en seco (trocken).
No hicimos una cata propiamente dicha, pero sí nos acordamos de la complejidad e intensidad de sus aromas. Cabe destacar que se trataba de un riesling del 99 que se encontraba en su cénit. Actualmente en el mercado ya se puede encontrar el 2005.

Kracher Cuvée Auslese 2003 (Lago Neusiedl, Burgenland. Austria)
Kracher Cuvée Auslese 2003 Alois “Luis” Kracher es el alma de la bodega. En los años 80, dejó su carrera como químico para volver a su tierra natal a cultivar las viñas de su padre, en cuyo enorme potencial creyó profundamente y acertó. La finca de la familia Kracher se extiende alrededor del Lago Neusiedl, situado en el extremo más oriental de Austria que sirve, a la vez, como frontera con Hungría. En el viñedo predominan las variedades blancas y entre ellas destaca la Welschriesling, variedad del este de Europa, muy cultivada en el Burgenland austriaco donde se obtienen con ella los renombrados vinos de Neusidlersee, vinos dulces enriquecidos por podredumbre noble. Las condiciones climáticas especiales que se generan alrededor del lago Neusiedl propician la aparición de la podredumbre noble por botrytis cinerea y gracias a ella se elaboran magníficos vinos dulces. El lago atenúa la sequía del verano y, en otoño, favorece la formación de nieblas vespertinas que se irán deshaciendo lentamente según avance el día. Su presencia evitará que la alternancia entre calor y humedad sea demasiado brusca, lo cual sería desastroso para la uva, ya que entonces la podredumbre gris secaría completamente la uva y afectaría negativamente tanto al rendimiento como a la calidad de la cosecha.
El vino que nos acompañó hasta el final de la comida, fue el Cuvée Auslese 2003, un vino blanco dulce enriquecido por la acción de la botrytis. Este Cuvée Auslese (auslese literalmente significa selección en alemán, pero en este contexto indica que es un vino elaborado a partir de la selección de uvas afectadas por brotitis) es un coupage a partes iguales de Chardonnay y Welschriesling. Un vino con una nariz muy intensa, que en boca se presentó dulce y fresco a la vez, gracias a la acidez que le aporta la Welschriesling. Un magnífico dessert wine que se puede encontrar a un precio muy competitivo en botella de 3/8.
(Alcohol: 12,1 % vol, azúcar residual: 91,5 g/l, acidez: 7,2 g/l)

Tras los auténticos cafés de puchero y un poco de charla llegó el momento de pedir la cuenta. Cuando nos la trajo, Xoán nos dijo que nos invitaban al segundo vino, el Kracher, por que según nos dijo él mismo, les había sorprendido los vinos que habíamos pedido y les gustó que les diéramos salida. Los vinos de Pepe Vieira son variados y selectos, pero seguramente los clientes no se deben fijar demasiado en los vinos extranjeros, ni quizá tampoco en muchos de los nacionales, aunque los precios sean realmente competitivos. Como ejemplo, se puede encontrar todo un moscatel como el Molino Real por 35€, cuando nosotros lo compramos en diciembre del 2003 por 36€ y “aun así” –nos dijo Xoán- “no lo vendo.”
Seguimos un rato más disfrutando de la compañía de Xoán. Nos habló ampliamente sobre los emergentes vinos gallegos. Nos explicó como había aumentado la producción de uva de forma espectacular en los últimos años (vean los datos de producción de la D.O. Rias Baixas) y que, por fin, últimamente se ha empezado a trabajar seriamente y de forma más generalizada por la calidad.



Restaurante Pepe Vieira
Plza. Constitución, 2. 36960 Sanxenxo (Pontevedra).
Tel: 986 691 749.

15 comentaris:

  1. Si la recomendación era de GdP (de hecho, he leído en su blog más de un gran comentario sobre este restaurante), seguro que la comida fue de primera. Y los vinos reseñados, para mi gusto, quizás más el primero que el segundo (lástima de notas porque ese riesling tenía que ser excepcional), de largo recorrido y muy placenteros.
    ¿Y salisteis del restaurante con cuatro botellas? Este sitio es la pera, de veras.
    Con todo, da que pensar que a pesar del tipo de precios a que ofrecen sus vinos, estos no tengan la salida y rotación necesarias.
    Falta tanta cultura de vino en este país, tanta...
    Felicidades por la experiencia!!!
    Joan

    ResponElimina
  2. Hola Joan!

    En efecto, la comida fue de primera y esto GdP lo sabía muy bien!!!
    Yo creo que si se hace el “esfuerzo” de ir hasta Sanxenxo a comer en el Pepe Vieira, sobre todo para los que nos queda tan lejos, hay que pedir el menú degustación.

    En cuanto a los vinos, tienes razón, es una lástima que no les acabáramos de prestar la atención que se merecían. Sobre todo con el primero, con el cual teníamos que fijarnos más en como se abría e iba evolucionando. Pero bien, supongo que sin darnos cuenta inspiró la conversación que mantuvimos, aunque no la protagonizara. Sé que nos será difícil encontrar otro MM Riesling de casi diez años al precio que lo tomamos en Pepe Vieira, poco más de 20€.
    En cuanto al segundo, estoy segura que te sorprendería, si no lo conoces ya. Este lo pudimos disfrutar algo más y creo que hay que remarcar su frescura, y eso que era un 2003, cuando creo que ya se puede encontrar el 2006. Yo tengo ganas de probar más productos de esta bodega, he visto que en Vila tienen varios vinos de Kracher.

    Y sí, es increíble que saliéramos con cuatro botellas. Xoán es un apasionado de los vinos. Entre sus amistades y conocidos se encuentran nombres como César Cánovas y Josep Roca. Sin duda se veía que tenía ganas de compartir vinos y conversación con alguien que, por lo menos, compartiera sus gustos e inquietudes. Nosotros también, por eso espero que haya una próxima ocasión en la que seamos nosotros quienes correspondamos a tan interesante compañía.

    Bueno, Bis Morgen! o mejor debería decir ci vediamo domani!!!!!

    ResponElimina
  3. Vaya Pilar, qué suerte, entrar en un restaurante con las manos vacías y salir con cuatro botellas... Así da gusto!

    Ese Spätlese del 99 estaría ahora fantastico. De Markus Molitor no he probado nada aún. En casa tengo descansando de su viaje, un básico del 2005 que voy a probar muy pronto...

    En cuanto al Kracher, sí lo he probado. Tengo que decirte que a mi personalmente no me suelen gustar estas elaboraciones con Chardonnay, las encuentro faltas de acidez, pochas... Como diria el Herr, ni punta de comparación con los Alemanes ;-)))

    De todas maneras, después de tu crónica, (y las del Gourmet) no dudes que si me acerco por Galicía no dejaré de visitar a Pepe Viera.

    Saludos,

    ResponElimina
  4. Hola Calamar,

    Debo confesar que no sabía de antemano que este Kracher tenía Chardonnay y luego no lo supe adivinar.
    A nuestros anfitriones en Galicia les había encantado el riesling y les había sorprendido (incluso uno se mostró más bien escéptico) que se cultivaran viñas tan al norte de Europa. Así que para el siguiente vino pensé en un gewürztraminer, algún vino de la Alsacia o algún Tokaj. Pero después de rebuscar en la carta, Xoán nos dijo que nos sacaría un Eiswein y se presentó con este Kracher. Enseguida se vio que tenía aromas a botrytis y que no ponía Eiswein por ninguna parte, pero no nos sentimos defraudados. A mí personalmente no me pareció falto de acidez, más bien al contrario, yo recuerdo especialmente su frescura. No sé si hemos probado la misma añada, 2003, aunque a priori tendríamos que esperar que la 2003 sea una añada mad[u]ra (por si acaso, jejeje) de necesidad en la que se perciba una disminución de los ácidos orgánicos, básicamente tartárico (creo yo).
    También debo reconocer que puede que existan otros factores personales que me han podido influenciar en la percepción y apreciación de este Kracher.
    Digamos que hubo quien me “echó la bronca” por pedir un vino dulce con los postres no sé si estaré alabando este Kracher sin objetividad… Solución: probaré otro y ya te contaré.

    Pues eso, que si vas a Galicia, no dejes de ir a Pepe Vieira, pero sin olvidarse de la cocina tradicional.

    Salut!!!
    Pilar.

    ResponElimina
  5. En efecto Calamar!

    al César lo que es del César y al Herr riesling por un tubo!

    Esos inventos con chardonnay de los "sureños" ;-) son inventos que acaban convirtiéndose en vinos más pesados y cansinos que algunos dulces mediterráneos de la piel de toro, lo siento, pero es así.

    No he probado nada de Markus Molitor, no veo que esté dentro de la VdP aunque veo que comparte pagos con Selbach p.e... espero ansioso los comentarios del cefalópodo sobre su básico del 2005. De momento veo que sus pagos más interesantes (según Tanzer) son los de Zeltinger y Niedermenninger).

    Gracias Pilar por este comentario.

    ResponElimina
  6. Ave Herr Director!
    Bienvenido a este blog y gracias a ti por el comentario.

    Veo que destacas el pago de Zeltinger, que es de donde procedía el MM que tomamos en Pepe Vieira.
    Es un doto muy importante que se me pasó por alto. Todavía me estoy familiarizando con las clasificaciones, nomenclauras... de los vinos alemanes. Es que son "alemanes" hasta para con los vinos!!!

    Auf Wiedersehen,
    Pilar.

    ResponElimina
  7. Danke schön!

    Concretamente veo que el vino que os tomasteis viene del Zeltinger Deutschherrenberg (que por cierto desconocía que existiera!). Pero parece ser que el más interesante de los 4 de la zona de Zeltingen es el Zeltinger Sonnenühr (también creo que el mayor en extensión) fundamentalmente por los terrenos de pizarra azul del Devoniano (como el pago Abtsberg de Maximin Grünhaus) y la edad de sus viñas.

    Ciertamente, como digo yo, si el alemán es difícil, la legislación vigente es como un cruce entre el alemán y el mandarín!

    ResponElimina
  8. Hola Herr,

    Pues me precio de tener una amiga austriaca que me ayudó la primera vez que probé un vino alemán. Yo me apunté todo lo que decía en la etiqueta simplemente para recordarlo, pero cuando Simona me dijo que Auslese significaba selección, Trocken, seco… ya empecé a sospechar que esas palabras eran importantes.

    Pero en efecto, los alemanes son… tan alemanes (si ya lo dices tú, Simona), que ni siquiera una austriaca supo decirme qué era eso de los vinos con “predicado” (¿?).

    Salut!
    Pilar.

    ResponElimina
  9. Por cierto Herr,

    Muchas gracias por los datos que has aportadao
    Muy interesantes.

    Pilar.

    ResponElimina
  10. Hola PIlar,
    a mí que como sabes, no estoy muy puesta en temas de vinos, me gustaron mucho los dos.
    El primero, por su originalidad, y el segundo, aunque dulce, me sorprendió muy gratamente.
    Normalmente me gusta más el contraste de un vino seco con el dulzor del postre, pero en esta ocasión realmente mereció la pena paladear la sabia recomendación del Cuveé Auslese.
    Pero lo que más me gustó de todo fué la agradable conversación final que tuvimos la suerte de mantener con Xoán.
    Un saludo,
    Cristina

    ResponElimina
  11. Hola Cristina,

    Difícil maridaje el que propones; vino seco (menos de 5 g/l de azúcares reductores) con postres dulces. Pero ya se sabe que contra gustos no hay disputas.

    Esto pasa mucho con el cava, supongo que nos hemos acostumbrado. Hace unos años el cava que se solíamos consumir en los hogares era el seco (de 17 a 35 g/l) o el semi seco (de 33 a 50 g/l), que casaban con los postres y los dulces de sobremesa. Pero ahora todo el mundo los denuesta y sirven los brut nature (de 0 a 3 g/l) con los postres, cuando están concebidos como aperitivo.

    Y aun, en el otro extremo están los que prefieren los orujos de frutas bien dulzones a vinos dulces con azúcares naturales.

    A mi personalmente, sin ser especialmente golosa, me gustan y me interesan los vinos de postre o los generosos por lo diversas y peculariares que son sus elaboraciones, muchas de las cuales obedecen a la adaptación de un pueblo a su medio (frutos, clima, suelo...), e incluso, por la historia que llevan tras de sí.

    Bueno, a seguir disfrutando de las vacaciones. A ver si otro día podemos disfrutar de una sobremesa como en Pepe Vieira.

    Gracias por el comentario.
    Un abrazo,
    Pilar.

    ResponElimina
  12. Haya paz con los habitantes de las "tierras sureñas"

    :-D

    Que yo también amo vinos austríacos como los Gewürz de Traminer que me gustan mucho, especialmente por su excelente RCP. El amigo Calamar ya me conoce y sabe que donde esté yo está la polémica, es por calentar los ánimos, pero siempre con buen humor!

    En efecto tus "sospechas" son importantes y cuando se empiezan a combinar dichas "palabrejas" y los significados no son lo que uno espera sino todo lo contrario pues ni te cuento!

    Y sobre lo del "predikado" pues eso, que son vinos gramaticalmente muy completos: con el "sujeto" que se los elabora y el "predikado" que se los bebe. Joan G. Pallarés me matará con estas gracias con tan poca gracia!

    Todo esto lo arreglamos un día haciendo una rieslingada.

    ResponElimina
  13. Hola Herr,

    No sé qué es lo que te hará Joan, pero a mí me has hecho soltar alguna risa.

    jejeje ;-))

    ResponElimina
  14. Flipante sitio el Pepe Vieira, yo también he disfrutado mucho este verano. Probablemente lo mejor de las rías bajas hoy en día.

    ResponElimina
  15. Hola Ligasalsas!

    En primer lugar bienvenido a nuestro blog!

    Sí, realmente es un sitio flipante. Mosotros también salimos encantados de Pepe Vieira, tanto que se ha convertido en una de las principales motivaciones para volver a Galicia.

    Saludos,
    Pilar.

    ResponElimina